Teléfono

55 22 58 38 15

Hay experiencias que rebasan el lenguaje y no se entienden hasta que se viven. Así fue para mí esta sesión de reiki: aun cuando “sabía” qué esperar, las sensaciones que me atravesaron fueron vivencia nueva para mí, y fueron realmente sanadoras, así como las palabras que me fueron guiando en el proceso. Terminé con una ligereza que no tenía de inicio. Ahora quiero seguir explorando este ámbito de mí que ahí estaba pero no conocía.

Paloma.